top of page

Consejos para hacer previsiones de cash flow

El cash flow es un concepto clave en el área contable de cualquier empresa. Y es que su importancia fundamental radica en que da respuestas cuando se necesita financiación, bien porque los clientes se retrasan en los pagos o bien porque el resultado global de las cuentas es negativo. ¿Cómo mejorar el cash flow y hacer previsiones para conseguir la liquidez que necesitamos? ¡Sigue leyendo y descúbrelo!


¿Qué es el cash flow?


En primer lugar, es fundamental saber qué es el cash flow y el peso que tiene dentro de la gestión empresarial. Pues bien, también conocido como flujo de caja, flujo de efectivo o flujo de tesorería, el cash flow es un parámetro que mide la capacidad del negocio de generar liquidez, es decir, que da respuestas sobre si se puede hacer o no frente a los pagos.


¿Cómo se calcula?


El cash flow, ya sea de actividades de explotación (ingresos ordinarios y relacionados con la propia actividad de la empresa), de inversión (por ejemplo, actividades inmobiliarias y financieras donde se generan flujos de tesorería) o de financiación, se obtiene realizando la siguiente operación:


Beneficio neto + amortizaciones + provisiones


Respecto a estos valores, conviene aclarar que las amortizaciones indican una depreciación permanente relacionada con el uso del activo (por ejemplo, un vehículo de empresa). Las provisiones por su parte, indican una depreciación ocasional por imprevistos como la insolvencia de algún cliente o el deterioro de existencias.


En consecuencia, es fundamental sumar estas dos últimas dotaciones, ya que no son salidas físicas de dinero, sino un apunte contable de gasto.


Del resultado obtendremos una imagen fija sobre la liquidez de la empresa. En este punto, no obstante, debemos tener muy en cuenta que podemos haber obtenido un buen resultado en ventas y un cash flow positivo, lo que no significa que no se tengan problemas de liquidez. Y es que puede haber facturas no pagadas en el plazo estimado o que no se hayan realizado pagos a los proveedores.

Consejos para tener bajo control tu liquidez


Mejorar las previsiones de cash flow para conseguir liquidez significa mejorar el flujo de caja para disfrutar de mayor capacidad financiera. Y si bien cada compañía tiene su propia política, existen actuaciones generales aplicables a todos los negocios que persiguen un índice positivo. A continuación destacamos algunos consejos:

  • Asegúrate de que los clientes pagan en el periodo estipulado, para lo que puedes impulsar estrategias centradas en ofrecer facilidades de pago. Para ello, es interesante contar con espacios virtuales de gestión de clientes para enviar presupuestos, recibir y enviar indicaciones o comentarios, etc.

  • En caso de que no tengas opción de adelantar cobros, también puedes acudir al factoring, una operación en la que el banco compra las facturas impagadas y te da el importe por adelantado aplicando un interés mucho más bajo que el que se aplica en los créditos convencionales.

  • Elabora presupuestos que incluyan una cantidad asignada a cada gasto, incluyendo los impuestos, para obtener una imagen clara de los costes y, a continuación, limitarlos. Y es que tener por escrito y a priori los gastos facilita su recorte.

  • Negocia las condiciones de pago con tus proveedores. Por ejemplo, aplazar tus pagos para momentos de más liquidez facilita el contar con financiación propia para evitar acudir a préstamos. Por contrapartida, también puedes aprovechar descuentos y ofertas de proveedores en pagos por adelantado.


Si te quedan dudas sobre cómo optimizar la liquidez y poder adquisitivo de tu empresa, no dudes en contactar con nosotros. Porque desde AC&M te ayudamosa optimizar todas tus tareas administrativas, contables y de facturación con un asesoramientoonlineamedida, seas autónomo o empresario.

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page